Gonzalo Quiroga está transitando una nueva temporada en la UCLA y dio una nota al sitio oficial UCLA Bruins en la que repasó toda su historia y la de su familia y también su presente para que los norteamericanos conozcan un poco más sobre el argentino de 18 años.

Una familia muy arraigada por el vóley

Su tío, Raúl Quiroga, disputó los Juegos Olímpicos de 1984 para la Argentina y pasó por la Villa Olímpica que tuvo lugar en el campus de la UCLA. Además, su hermano Rodrigo es el actual capitán de la Selección Argentina. Gonzalo pasó su juventud viendo jugar a su hermano y pasando largos tramos de tiempo lejos de su familia, entre la competencia con la Selección Menor Argentina y la actividad de clubes.

Y entonces, optó por salir de su casa, en San Juan, Argentina, con el fin de jugar al voleibol en la UCLA. «En la Argentina, no hay manera de jugar al vóleibol y estudiar al mismo tiempo», dijo Quiroga y agregó: «Uno de los pocos lugares en el mundo es aquí en los Estados Unidos . Uno de los mejores amigos de mi padre hizo lo mismo con el tenis, por lo que me dio la idea de venir aquí y tratar de obtener una beca”.

«Vine a los EE.UU. hace dos años para visitar algunas universidades», comentó Quiroga. «De todos los que he visitado, la UCLA fue la que me ofreció una beca completa y fue la más importante. En la Argentina, si decís ‘Voy a UCLA’ todo el mundo sabe lo que es la UCLA”.

«Estábamos de gira en Argentina y (Quiroga y su familia) tuvieron la oportunidad de vernos jugar», recordó Rofer, el asistente técnico del equipo de Gonzalo. «No pudimos hablar por las reglas de reclutamiento, pero demostraron su interés. Ellos enviaron una pila de DVDs, y me devoré horas y horas de Gonzalo jugando para el club y los equipos juveniles para asegurarme que realmente era el jugador que esperábamos que él fuera. Una vez que pudimos entablar comunicación con él vía mail demostró que tenía la habilidad para tener éxito también en lo académico».

La madre de Quiroga, Mabel, es profesora de Inglés en Argentina, pero admite abiertamente que la barrera del idioma fue una de las partes más difíciles de su transición a la UCLA.

«La transición fue muy difícil», dijo Quiroga. «Yo estaba acostumbrado a viajar mucho con mi equipo nacional y dejar a mi familia, mis amigos y mi ciudad natal por un par de meses. Pero no estaba acostumbrado a salir durante seis meses o más. La parte más difícil fue el idioma. Yo sabía un poco de inglés, pero no mucho de la gramática. Cuando tuve que escribir un montón de ensayos para la escuela o tomar notas en el aula, se convirtió realmente en algo difícil. Tengo una tía y un tío aquí (en Los Ángeles) y eso me sirvió mucho. Con la ayuda de ellos, los tutores y compañeros de equipo, se me hizo mucho más fácil de lo que pensaba.»

«Mi mayor miedo era la barrera del idioma», admitió Rofer. «Pero él es un muy brillante, un chico maduro, y no he visto ningún problema en su transición.», resaltó el entrenador.

Gonzalo Quiroga elude el bloqueo

La transición de Quiroga en la cancha de vóleibol fue mucho más fácil que la transición en el aula o en la convivencia. «El voleibol fue la parte fácil para mí», dijo Quiroga. «Fue más o menos lo mismo que hemos jugado con la Selección Nacional o en mi equipo del club Obras. En el vóley yo no tenía la misma lucha que tenía en el aula.»

«El aporta mucha experiencia en la cancha», dijo Rofer. «No sólo ha estado jugando por un tiempo más largo que para alguien de su edad, sino que además lo hizo a nivel internacional y en los niveles más altos. Ha visto y ha aprendido de su hermano Rodrigo, que conoce el máximo nivel del vóley en el mundo. Tiene experiencia y madurez como un atleta».

El año pasado, Quiroga estableció un récord entre los estudiantes de primer año de la UCLA con 39 aces y fue nombrado el Jugador de la Semana MPSF el 14 de marzo, y lideró al equipo con 298 ataques, 360,5 puntos y los 39 aces de la temporada.

Durante la temporada baja, regresó a la Argentina para ser el capitán del equipo nacional de Argentina que logró el quinto puesto en el Campeonato Mundial. También participó en los Juegos Panamericanos 2011 con la Selección Mayor. Esta temporada, Quiroga, tiene un promedio de 2,83 ataques por set, ocupando el tercer lugar en el equipo, y ocupa un rol más que importante entre los receptores, siendo uno de los mejores del plantel.

«Jugar para mi Selección es algo que me encanta, como así también para el club», destacó el punta de 18 años.

Gonzalo Quiroga ataca

«Hay cosas que él hace en la cancha que sólo lo hacen jugadores diez años mayor que él», dijo Rofer. «El tiene un coeficiente intelectual ‘voley’ que es mucho más alto para su edad, pero hay zonas donde todavía se puede mejorar porque es muy joven”.

Quiroga tiene un montón de vóley en su futuro, pero sus objetivos inmediatos se centran en la UCLA. «En este momento, sólo queremos mejorar y ganar partidos», dijo Gonzalo.

Fuente y Fotos: Somos Vóley

]]>